‘La Muerte de los Jacksons’ es sin duda la obra más importante de la carrera cinematográfica de Manolo Gago. Cuando realiza este video, Manolo Gago ya había tomado la decisión tajante de dedicarse al cine, aunque le costara la vida.

Este video es el primero de un proyecto llamado “Cinco días, Cinco horas”. Gago, después de haber trabajado en bares y en tiendas de electrodomésticos, decide coger El Paro y tomarlo como un “sueldo” por hacer cine.

Desde ese momento, comienza a grabar y montar videos improvisados y sin sentido, durante cinco horas al día y cinco días a la semana. El primer día graba lo que acontece por su casa, por su azotea, por su barrio… Y con parte de ese contenido decide realizar un cortometraje de un minuto donde salgan todos sus compañeros de piso (los que serán protagonistas más adelante de algunas otras piezas).

En primer lugar, se coloca él, vaticinando que ha llegado la hora de morir. Una metáfora de lo que supone la perdida del anonimato. Se nos presenta con el torso al descubierto, símbolo de honesta sinceridad, sin florituras. Y culmina con la cruda realidad que esconde la aparente inocencia de los niños.

Como aspectos curiosos. Manolo Gago continúa con el formato de 1 minuto. Esto se debe al canal de transmisión, por el cual, Gago se conecta con su público mas directo; Instagram. Basado en la idea de que nadie se quejará de un contenido tan efímero, el joven director aprovecha esta vía para comenzar a fidelizar a su público y para, con sentido del ritmo, exponer sus ideas más espontáneas y naturales.

La música en este caso, coincide con el cambio de estación y evoca a la muerte de la luz, donde el calor y la vida ya no tienen cabida.